Temas & Noticias



JUEGOS QUE "ENTRENAN EL CEREBRO" NO FUNCIONAN

JUEGOS QUE "ENTRENAN EL CEREBRO" NO FUNCIONAN

JUEGOS QUE "ENTRENAN EL CEREBRO" NO FUNCIONAN

JUEGOS QUE “ENTRENAN EL CEREBRO” NO FUNCIONAN

Nueva imagen1

Los juegos que “entrenan el cerebro” no lo harán más listo, señalan expertos.

Los juegos de computadora diseñados para “entrenar” el cerebro no hacen a las personas más inteligentes, sugiere un estudio científico auspiciado por la BBC.

Durante seis semanas un grupo de especialistas analizó a las más 11.000 personas que tomaron parte en el estudio.

Los investigadores les pidieron a más de 8.000 personas que dedicaran un mínimo de diez minutos, tres veces a la semana, a “juegos de inteligencia” diseñados para mejorar las habilidades cognitivas.

Seguidamente se les comparó con más de 2.700 personas que utilizaron ninguno de estos juegos, pero que dedicaron el mismo tiempo a navegar en internet.

Si bien es cierto que los jugadores mejoraban progresivamente su destreza, los investigadores encontraron que éstos no mejoraron su capacidad intelectual.

Según los expertos, los jugadores no ganaron nada en términos de razonamiento general, memoria, planificación o habilidades visuales espaciales.

El estudio fue publicado por la revista científica “Nature”.

CEREBRO “EN FORMA”

Los investigadores concluyeron que, tras seis semanas de práctica, las personas que usaron los juegos de inteligencia no tuvieron mejores resultados que las personas que sólo se entretuvieron en internet.

Sin embargo, los expertos sostuvieron que se necesita investigar más para saber si los juegos para entrenar la mente pueden ayudar a mantener el cerebro “en forma” a medida que pasa el tiempo.

Investigaciones adicionales nos dirán si estos juegos tienen algún efecto sobre la cognición a medida que envejecemos

Nintendo, la principal compañía fabricante de los juegos de entrenamiento cerebral —denominados Dr. Kawashima— sostuvo que nunca ha afirmado contar con pruebas científicas que avalaran una mejora en la función cognitiva de los jugadores.

A través de un comunicado, Nintendo expresó que los juegos requieren que los usuarios completen una serie de “retos divertidos que incorporan aritmética simple, memorización y lectura”.

“De esta manera, el juego es similar a un entrenamiento para el cerebro y los desafíos en el juego pueden ayudar a estimular el cerebro del jugador”, añadió el comunicado.

A PRUEBA

Los voluntarios que participaron en el estudio fueron espectadores del programa de la cadena de televisión británica BBC llamado “Bang Goes The Theory”.

Los juegos utilizados por los investigadores fueron diseñados por científicos del Medical Research Council y del Alzheimer’s Society del Reino Unido.

Nueva imagen

Los expertos señalan que se necesitan más estudios.

Para analizar el efecto de los juegos, los participantes fueron asignados aleatoriamente a uno de tres grupos de entrenamiento mental.

Las sesiones de un tercio de los participantes buscaron entrenar sus poderes de razonamiento, planificación y capacidad de resolución de problemas.

El segundo grupo contó con juegos para entrenar la memoria a corto plazo, la atención, las habilidades matemáticas y habilidades visuales espaciales.

Al tercio restante se asignaron tareas de navegación en internet que no tenían como objetivo entrenar habilidades cognitivas específicas.

Las pruebas realizadas antes y después del entrenamiento mostraron que ninguno de los ejercicios mejoraron la capacidad de realizar tareas mentales cotidianas, aunque los participantes mejoraron su destreza en los juegos individuales y las tareas cognitivas específicas que éstos involucraban.

El doctor Adrian Owen, un neurocientífico del Medical Research Council, dijo: “Los resultados son claros. A nivel estadístico, no hay diferencias significativas entre las mejoras observadas en los participantes que jugaron los juegos de entrenamiento cerebral y los que pasaron el mismo tiempo en internet.”

Por su parte, Clive Ballard de la Alzheimer’s Society, afirmó: “Esta evidencia podría cambiar la manera en que vemos los juegos de entrenamiento cerebral y muestra que mantenerse activo, dando un paseo por ejemplo, representa un mejor uso de nuestro tiempo”.

“El estudio sugiere que ‘el entrenamiento cerebral’ no mejora la capacidad cognitiva de las personas”, expresó Rebecca Wood, de la Alzheimer’s Research Trust.

“Investigaciones adicionales nos dirán si estos juegos tienen algún efecto sobre la cognición a medida que envejecemos”, concluyó.■■■■■

BBC Mundo

Ciencia

21 /04/2010

Social

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Asombroso lo que hizo
Intervención Cerro San Cristóbal
Impresionantes Pinturas 3D del Artista Edgar Muller
La risa de Juan Pablo II

Humor

A comienzos de siglo XVIII reinó en Prusia un hombre muy temperamental. Federico Guillermo tenía la costumbre de pasear sin escolta por las calles de Berlín. Cuentan que cuando encontraba alguien que le desagradara, lo que ocurría con frecuencia, no dudaba en golpearlo con su bastón. Por esa razón cuando la gente lo veía a lo lejos, prudentemente huía lo más rápido posible.

En cierta ocasión, como de costumbre, el rey avanzaba golpeando el suelo con su bastón. Un berlinés, tomado por sorpresa, tratando de huir del monarca, se ocultó en un portal. Ahí lo sorprendió Federico Guillermo, y lo increpó de inmediato:

- Eh, tú, ¿A dónde vas?

El pobre hombre, que temblaba de miedo, le indicó con la cabeza una la puerta.

- ¿Vives ahí?, lo interrogó.

El hombre hizo un gesto de negación.

- ¿Es la casa de un amigo tuyo? Volvió a preguntar.

- No, Majestad.

El rey lo miró con sospecha,

-Entonces, ¿por qué entras en ella?

El hombre tuvo miedo de que se le considerara como ladrón, así que confesó:

- Lo hacía para evitar encontrarme con su Majestad. Federico Guillermo lo miró extrañado.

- ¿Y por qué quieres evitarme?

Bajando la vista, decidió decirle la verdad:

- Porque tengo miedo de su Majestad.

Al escuchar esto, Federico Guillermo montó en una de sus famosas rabietas. Agarró al infeliz por el cuello, lo sacudió violentamente, y lo increpó:

- ¿Cómo te atreves a tener miedo de mí? ¡Soy tu rey, así que tienes que amarme! ¡Ámame, desgraciado! ¡Te ordeno que me ames!

----------------------------------------------------------------