Temas & Noticias



HOMESCHOOLING

HOMESCHOOLING

HOMESCHOOLING
abril 16

HOMESCHOOLING

Nueva imagenColegio en la casa. En países como Estados Unidos este modelo no sólo se practica, sino que va en franco aumento.

Me entero de un grupo de padres que está pensando en implementar esta práctica en Chile: sacar a sus hijos del colegio y organizarse ellos mismos para educarlos en casa. Lo que proyectan es obtener resultados mucho mejores a un precio radicalmente menor (aparte de la ventaja de tener a los niños cerca).

Hago mis cálculos y suena interesante. Por ejemplo: una familia con cuatro hijos, a razón, digamos, de 250 mil pesos por niño —caso de un colegio particular pagado de cierto nivel—, da nada menos que un millón al mes. Es decir, 10 millones al año. Eso alcanza para pagar un buen profesor particular (no tiene que estar toda la mañana; al menos un par de horas los niños las dedicarían a leer y a escribir) y un viaje a Europa todos los años. No suena mal.

Para el caso de colegios subvencionados o municipalizados, el monto no es tan alto —en verdad, lejos de eso—, pero con padres dispuestos se pueden obtener también excelentes resultados. Bastaría, por ejemplo, con que se unieran tres familias y cada una aportara lo suyo: aquélla las letras, ésta las artes, la otra las ciencias. Y así.

No suena para nada descabellado, me parece. En países como Estados Unidos este modelo no sólo se practica, sino que va en franco aumento. No veo más argumento en contra que la mentada “socialización” de los niños; hoy por hoy tan desacreditada. Y, dada la realidad de muchas escuelas, casi desaconsejable.■■■■■

B. B. Cooper
Día a Día
“El Mercurio”
16/04/2010

Social

Para leer en familia



Ver mas artículos

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Psiquiatra Marian Rojas Explica Que Es La Ideología De Genero
LA DEVOCION MARIANA DE UN SANTO
Asombroso lo que hizo
Intervención Cerro San Cristóbal

Humor

Al desembarcar en África durante una de sus campañas, Julio Cesar tropezó y cayó al suelo al descender del barco. Pensando que los soldados podrían ver en la caída un signo de mala suerte, hizo como si esta fuera voluntaria y besando el suelo exclamó: ¡África, por fin te tengo!

-------------------------------------------

En la Francia prerrevolucionaria el tuteo se consideraba una impertinencia grosera. Con la Revolución, cambiaron las costumbres y a partir de 1793 el tuteo se hizo obligatorio en la administración pública por considerarlo un gesto de fraternidad universal. Pero la moda solo duró un año, hasta la caída de Robespierre.

--------------------------------------------------------