Temas & Noticias



LA BATALLA DE LOS VALORES Y LAS IDEAS

LA BATALLA DE LOS VALORES Y LAS IDEAS

LA BATALLA DE LOS VALORES Y LAS IDEAS

LA BATALLA DE LOS VALORES Y LAS IDEAS

Nueva imagenEscribe Gabriel Villarroel: “Hubo también otro terremoto, el provocado por la Concertación en el ámbito de los valores culturales. Junto con las ruinas del terremoto geológico habrá que reconstruir también las ruinas que dejó el sismo espiritual.”

Se ha destacado que, sin perjuicio de las urgentes necesidades impuestas por el terremoto, el eje central del nuevo gobierno será una mayor eficiencia en la gestión, lo que permitirá a los ciudadanos contar con servicios públicos de mejor calidad.

La alta calificación de los personeros designados en las distintas áreas garantiza el logro de ese objetivo, de innegable importancia. Pero para producir un cambio de fondo, que permita la proyección de la Coalición por el Cambio por más de un período, imprimiendo un nuevo rumbo al país, habrá que ganar en el campo en el que se dan las batallas trascendentes: el de los valores culturales que predominan en la sociedad.

Tras una campaña sistemática de 20 años, son muchos los valores culturales tradicionales que la Concertación debilitó. Debía descalificarlos para imponer una cultura oficial funcional a sus fines. Estoy cierto de que esos valores tan vilipendiados por la izquierda, aunque afectados, de alguna forma perduran en lo profundo de nuestro ser. Pero, para que el nuevo gobierno construya sobre roca, deberá robustecerlos desde el inicio de su gestión.

Deberá recobrarse el patriotismo, el orgullo de ser chilenos, el respeto por nuestros héroes, por las tradiciones de Chile y por sus símbolos. No fue por casualidad que la Concertación toleró el menosprecio de héroes y tradiciones, minimizó pérdidas territoriales calificándolas de “pedacito más o pedacito menos”, cambió nuestro tradicional escudo y suprimió nuestro lema patrio.

Se deberá recuperar el valor del orden y el principio de autoridad, deliberadamente socavados por la Concertación para promover un modelo social en el que cada uno hace lo que quiere. Tanto se deslegitimó la imposición del orden, motejándola despectivamente de “represión”; tanto se amparó a los delincuentes; tanto se toleraron las “manifestaciones” de “jóvenes combatientes”, las “espontáneas expresiones de pueblos originarios” o la “juvenil rebeldía de los pingüinos”; tanto se debilitó a la policía; tanto se impuso el complejo a “lo militar”; que los delincuentes ya no respetan a los carabineros, los alumnos a los profesores ni los hijos a sus padres. Este proceso de descomposición culminó en una orgía de impune pillaje, en medio de la desgracia, a vista y paciencia de todos.

Es urgente fortalecer la familia, blanco predilecto de la Concertación, que, junto con impulsar un desenfreno irresponsable, la despojó de sus naturales caracteres, procurando imponer un concepto de familia que también podría aplicarse a un grupo de amigos, una sociedad comercial o un club deportivo. Deberá promoverse una familia estable, porque es el espacio privilegiado para forjar valores, combatir vicios, desarrollar una sana sexualidad y formar personas de bien.

En fin, deberá destacarse que la mayor satisfacción la brinda el fruto del esfuerzo personal. Bien la protección social, mientras sea subsidiaria, sin inhibir el impulso emprendedor y el sano afán de progreso. Habrá que poner de relieve que no es lo mismo el trabajo bien hecho que el mínimo esfuerzo, ni es lo mismo recibir algo, que ganárselo.

Como se ve, hubo también otro terremoto, el provocado por la Concertación en el ámbito de los valores culturales. Junto con las ruinas del terremoto geológico habrá que reconstruir también las ruinas que dejó el sismo espiritual. Probablemente, la reconstrucción de estos valores en el alma nacional demande aun más esfuerzo que la reconstrucción física del país, con todo lo titánica que esta última tarea aparece.

Gabriel Villarroel

“La Tercera”

Social

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Impresionantes Pinturas 3D del Artista Edgar Muller
La risa de Juan Pablo II
Lo que está detrás de la ideología de género (Benigno Blanco)
Loving Vincent - Trailer 2016 (web)

Humor

Hacia 1770, la moda de las pelucas empolvadas de la aristocracia francesa e inglesa habían alcanzado tal magnitud, que las pelucas podían alcanzar 1,2 metros de alto, y se decoraban hasta con pájaros embalsamados, réplicas de jardines, platos de fruta o barcos a escala.

La falta de higiene (no se las quitaban por semanas o meses) y el volumen de estas pelucas ocasionaba que no sólo piojos y pulgas las infestaran, sino que hasta pequeños ratones hicieran de ellas su hogar.

----------------------------------------------------

Cuando los conquistadores ingleses llegaron a Australia se asombraron al ver unos extraños animales que daban saltos increíbles.

Inmediatamente llamaron a uno nativos e intentaron preguntarles mediante señas qué era eso.

Al notar que siempre decían “Kan Ghu Ru” adoptaron el vocablo inglés “kangaroo” (canguro). Los lingüistas determinaron tiempo después que los indígenas querían decir “No le entiendo”.

----------------------------------------------------