Temas & Noticias



ENVIDIA

ENVIDIA

ENVIDIA
marzo 25

ENVIDIA

Nueva imagenYuri Olesha   está entre los novelistas rusos que han alcanzado cotas de perfección inigualada en el arte de colocar el espejo cóncavo ante la siempre excesiva historia de un pueblo desmesurado para todo.

Una veta satírica recorre demasiados hitos de la novelística rusa como para considerarlo un género más, y no un rasgo connatural de la literatura rusa, como la picaresca en la española. Desde el padre de esa sensibilidad, el gran Gógol de “Almas muertas”, hasta genios como Bulgákov y Voinóvich o el reciente Pelevin, los novelistas rusos han alcanzado cotas de perfección inigualada en el arte de colocar el espejo cóncavo ante la siempre excesiva historia de un pueblo desmesurado para todo.

Esta novela, publicada por primera vez en 1927, en pleno régimen estalinista, constituye una denuncia feroz de la mecanización del individuo y la deshumanización promovida por el sistema comunista, pero gracias a su esmerada estilización irónica de trama y personajes, la miope crítica del momento la recibió como una condena de la “vieja mentalidad burguesa”. Lo que prueba que la censura más estricta puede estimular el ingenio y cribar el genuino talento de forma más eficaz que una democracia posmoderna con su respeto más o menos sincero a la libertad de expresión.

Andréi Bábichev es un director de fábrica ejemplar en la Rusia soviética, inventor de la mortadela industrial que saciará el hambre de sus camaradas. Un día encuentra borracho al bohemio Kavalérov y decide darle cobijo en su casa. Pero Kavalérov —el narrador de la historia— odia a su benefactor porque encarna la falta de sentimientos y la apoteosis de la eficiencia que caracteriza al nuevo hombre socialista. Sabiamente, Olesha hace aparecer a Kavalérov como un perdedor resentido (un envidioso) para hacerse perdonar las punzantes y acertadas observaciones que va desgranando contra la dictadura terrible que padecen los rusos.

La trama apenas narra hechos novelescos, y consiste más bien en las reflexiones del narrador al hilo de la más nimia —y opresiva— cotidianidad, con no pocas calas en el surrealismo, lo grotesco y el absurdo. De hecho, por el cuidado de su prosa —concisa, original, plagada de imágenes brillantes—, “Envidia” puede considerarse una novela de vanguardia. Quizá exista un abuso del episodio fragmentario y onírico en detrimento del equilibrio narrativo que nos vuelve reacios a asignar decididamente a esta obra el estatus de obra maestra. Pero se trata, en todo caso, de una delikatesse para amantes de la literatura.■■■■■

Jorge Bustos Táuler

Aceprensa

10/03/2010

Ficha literaria:

Nombre original: Zavist

Autor: Yuri Olesha

Acantilado. Barcelona (2009).

200 págs. 17 €.

Traducción: Marta Rebón.

Video de la semana

Video Recomendado

El Monte Carmelo.



Renoir Con Musica

Para mi, lo mejor de la pintura Impresionista



Guadalupe Ortiz de Landázuri



KATICA ILLÉNYI theremin - O sole mio

Humor

El escritor francés Jean Lorrain, célebre en su época, no podía ver al pintor Henri de Toulouse-Lautrec (1864-1901). Durante una discusión le gritó:

—¿Usted me toma por imbécil?

—En absoluto, pero puedo equivocarme —le respondió Toulouse-Lautrec.

---------------------------------------

Alejandro Dumas, padre, contaba con un equipo de escritores fantasmas que le ayudaban a escribir sus novelas. Sólo así pudo publicar tanto en tan poco tiempo. Se cuenta que un día que se encontraron Dumas padre e hijo, el primero preguntó:

—¿Has leído, hijo, mi última novela?

—No, padre. ¿Y tú?

---------------------------------------