Temas & Noticias



¿ZONA DE CATASTROFE IRREPARABLE?

¿ZONA DE CATASTROFE IRREPARABLE?

¿ZONA DE CATASTROFE IRREPARABLE?

¿ZONA DE CATASTROFE IRREPARABLE?

Nueva imagenManuel Valdés, presidente de Coresol, envía esta “Carta abierta a Maestras y Maestros”.

Mientras las autoridades habilitan con prontitud y esmero los establecimientos en que impartirán sus clases, pretendo colaborar enviándoles este mensaje de estímulo y apoyo que anhelo sirva en momentos tan aflictivos. Espero que hayan salvado sin desgracias mayores sus hogares, familia y pertenencias.

El semi cataclismo que nos ha visitado reveló fallas estructurales detectables que debemos tener en cuenta en la etapa de reconstruir. Lo estamos haciendo. El otro, me refiero al terremoto que dejó al desnudo nuestra deplorable cultura y vacío moral en vastas zonas pareciera más estremecedor e irreparable. A menos que con ustedes les ayudemos a ejercer aquel rol perdido y en el debido sitial que por décadas hemos descuidado. No es fácil reencauzar un torrente que hemos tolerado fluir con soberbia y egoísmo. Hemos deslizado e insistido que requerimos individuos autovalentes, provistos de astucia y defensores de sus derechos humanos y supremos que, sin respeto a nada ni a nadie, postergan sus obligaciones básicas con su persona, su familia y su comunidad. Disculpen. Cambio de folio. Requerimos, ante todo, que ayuden y guíen a sus alumnos a ser personas buenas, razonables y hábiles, capaces de amar, aprender y tomar decisiones correctas. Si ello pasa por reanimar a la familia tradicional, comencemos por quienes tienen más cerca, los niños. Compartan con ellos las huellas y reflexiones que nos ha brindado con feroz realismo, el bandidaje desatado en lugares sin capacidad de ofrecer seguridad a habitantes o cuidadores despavoridos. Al mismo tiempo, destaquen la heroica labor de uniformados, bomberos, cruz roja y seres que, arriesgando sus vidas, demostraron que disciplina y amor son valores compatibles e inseparables. Y que conforman la esencia de vivir en paz consigo y con el prójimo. Ahora y siempre.

No esperen queridas maestras y maestros, que repongan los muros, techos y vidrios de sus escuelas para reiniciar contacto con alumnos y alumnas ansiosas de reencontrar la luz en su futuro. Convoquen a los que puedan, envíen mensaje con éstos a los demás y cítenlos, cuando el clima lo permita, a compartir en día y hora prefijados por ustedes, los lugares que demuestran el efecto de la solidaridad y el amor. Pero también aquellos que exhiben la necesidad de aplicar disciplina para la seguridad pública, tarea indelegable de gobierno. Ejercida por quienes están preparados para implementarla y preservarla. Si no están listos los establecimientos, soliciten locales de reunión en cuarteles de bomberos, gimnasios, clubes o espacio apto que permita intercambiar experiencias de solidaridad, amistad, conciencia cívica y tradición cristiana, más allá de dos siglos y del frágil espacio que Dios nos conceda para vivir en paz y armonía.

Si con ello despiertan iniciativas concretas, excelente. Pero alerta. Cuiden no desviar ni ocultar alma y sentido de un rol insustituible. Amor y disciplina. Una luminosa misión formadora.■■■■■

Manuel Valdés

Presidente de CORESOL

18/03/2010

Social

Video de la semana

Video Recomendado

Párroco: "Tenemos que mirar para adelante, decir que es la parroquia de Karadima es tendencioso"
Reabren la joya barroca de la Ópera del Margrave
Psiquiatra Marian Rojas Explica Que Es La Ideología De Genero
LA DEVOCION MARIANA DE UN SANTO

Humor

Durante un viaje en avión a Chicago, un amigo del multimillonario Philip Knight Wrigley (1894-1977) le preguntó que por qué seguía promocionando los chicles que fabricaba su empresa si esta ya era la más exitosa de todos los tiempos en todo el mundo. Wrigley le respondió:

—Por la misma razón que el piloto de este avión deja los motores en marcha cuando ya estamos en el aire.

----------------------------------------------------------

Al devolver un original no solicitado a un autor novel, el sabio estadounidense Samuel Johnson (1709-1784), sin más miramientos, le dijo:

—Su manuscrito es a la vez bueno y original; pero la parte que es buena no es original, y la parte que es original no es buena.

-----------------------------------------------------