Temas & Noticias



RASCAS

RASCAS

RASCAS

RASCAS

haiti “Han llamado la atención las declaraciones para el bronce que se han formulado y que ponen en jaque no sólo al Presidente electo sino a todo su gabinete y a otros colaboradores”, escribe Lillian Calm.

Horror. He comprobado lo que venía suponiendo: que nuestro querido Chile padece de “rasquerío”. Las declaraciones de políticos segundones, los comentarios de algunos opinólogos y de muchos de esos que se llaman blogueros, me han llevado al convencimiento de que aquí lo políticamente correcto es nivelar para abajo, como ya lo había observado tanto en el uso del lenguaje como, por ejemplo, en las fiestas de la… cultura.

Se denuncia a los ministros recién designados de conflicto de intereses (cuando aún ni siquiera juran); los acusan por igual de “pitucos” porque han ido a colegios particulares (yo no sabía que el Instituto Nacional lo fuera, pero siempre se aprende algo); de vestirse igual…¡porque todos fueron a la ceremonia del Museo Histórico de cuello y corbata…! y hoy, pareciera que lo políticamente correcto (recurro de nuevo al término) es andar sin corbata y con el botón del cuello de la camisa abierto, ¡como si eso fuera alternativo o sport, en el mejor de los casos!

No es necesario ser piñerista acérrimo, como ésos que hablan de él como si se tratara del Padre Celestial, para con algo de lógica proponer que ojalá, si se lo va a criticar (y es parte de la libertad de expresión hacerlo si se quiere), se espere por lo menos hasta una hora o tres cuartos de hora después de que él y su equipo se apersonen de sus nuevas dependencias en La Moneda. Lo otro es simplemente de picados.

Es por eso tal vez que me han llamado tanto la atención las declaraciones para el bronce que se han formulado y que ponen en jaque no sólo al Presidente electo sino a todo su gabinete y a otros colaboradores. Por supuesto Jaime Ravinet se ha convertido en el “pushing ball2, especialmente por parte de la mayoría de quienes eran hasta el martes 9 de febrero de 2010, a las seis de la tarde, sus camaradas, porque las libertades individuales parece que en el siglo XXI han terminado siendo conculcadas por las camarillas.

Revisemos algunas frases para el bronce:

“Es un hombre muerto caminando” (en alusión a Jaime Ravinet); “él asume la educación como un negocio, y lo más preocupante es que es un ministro cota mil” (esta vez en alusión a Joaquín Lavín); “éste es un gabinete empresarial y nos preocupa de sobremanera que no esté representada la diversidad de nuestra sociedad chilena”; “ahora viene el tiempo de los hombres de negocios”; “van a necesitar una fuerte inducción, ya que son personas con muchos doctorados, pero no conocen bien nuestra administración pública”; “hay muchos ingenieros comerciales; esto es una muestra clara de que el Gobierno estará más enfocado en la economía que en la temática social” (sic).

Llegué a oír a un comentarista (no sé de qué medio, ya que por autodefensa suelo hacer zapping) que se preguntaba cuántos de los recién designados en el gabinete habrían pisado la Plaza de Armas en el último tiempo. De aquí en adelante a lo mejor los “head hunters” que ofrecen virtuales talentos a los empleadores podrían completar los curriculum vitae especificando la hora, los minutos y los segundos en que el individuo en cuestión pisó la Plaza de Armas. Y si se trata de varias veces, más posibilidades tendría el candidato de obtener un cargo.

Nivelar para abajo, ésa pareciera ser la consigna.

Y por el otro lado, armémonos de paciencia, van a surgir (y por ahí ya están apareciendo) quienes con un sesgo talibán no permitirán que siquiera se haga una mención crítica del gobierno entrante, como si éste estuviera a priori libre de cometer errores o, pero aún, como si sus postulados fueran dogma de fe.

El intercambio de ideas, con altura (siempre con altura), enriquece al país; fortalece la libertad de expresión y, principalmente, pone la vara en una justa medida sin tratar de bajarla.

Porque nivelar para abajo en buen chileno es de rascas, y la palabra “rasca” es tan rasca que ni siquiera figura en el diccionario.■■■■■

Lillian Calm
Temas.cl
16/02/2010

Social

Para leer en familia



Ver mas artículos

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Reabren la joya barroca de la Ópera del Margrave
Psiquiatra Marian Rojas Explica Que Es La Ideología De Genero
LA DEVOCION MARIANA DE UN SANTO
Asombroso lo que hizo

Humor

Un conocido en apuros económicos acudió en busca de consejo a John D. Rockefeller sénior. Su problema era que un individuo que le debía cincuenta mil dólares se había ido a Constantinopla, y él no tenía ningún comprobante o reconocimiento de deuda que le permitiera exigir su pago. Rockefeller le aconsejó:

—Escríbale una carta reclamándole los cien mil dólares que le debe. Seguro que él le contestará diciéndole que está en un error, que no son cien mil, que sólo son cincuenta mil. Y así ya tendrá usted su reconocimiento de deuda.

-----------------------------------------------

Cuando Jean-Baptiste Colbert (1619-1683) se hizo cargo de las finanzas de Francia, hizo llamar a los principales hombres de negocios del reino. A fin de congraciarse con ellos y para ganar su confianza, les preguntó:

—Caballeros, que puedo hacer por ustedes.

—Le rogamos, señor —le contestaron todos a una—, que no haga nada. Déjenos que lo hagamos nosotros.

------------------------------------------------------------