Temas & Noticias



LAS MUJERES Y SUS ÓVULOS

LAS MUJERES Y SUS ÓVULOS

LAS MUJERES Y SUS ÓVULOS

LAS MUJERES Y SUS ÓVULOS

ovulosSi el primer hijo nace a los 30 años ya sólo le queda a una mujer un 12% de reserva de óvulos; a los 40 sólo le queda el 3% de óvulos. Un feto femenino de 20 semanas tiene el máximo de óvulos.

Las mujeres pierden sus óvulos —y la calidad de éstos— mucho más rápido de lo que se pensaba hasta ahora, según muestra un nuevo estudio de la Universidad de St. Andrews y la Universidad de Edimburgo.

El estudio implicó a 325 mujeres de diversas edades de Estados Unidos y Europa. Se observó el número de óvulos que permanecían en sus ovarios a lo largo del tiempo.

La cantidad de óvulos llega a su máximo cuando la mujer está aún en el vientre de su madre: un feto femenino de 20 semanas tiene el máximo de óvulos. Después el número va disminuyendo hasta no quedar ninguno en la menopausia.

Según los investigadores, a los 30 años ya solo queda un 12% de la reserva de óvulos, y a los 40, sólo un 3%.

Además, la calidad del óvulo empeora, por lo que es más difícil quedarse embarazada. Otras cosas que disminuyen la fertilidad son el tabaco, el sobrepeso y el estrés acumulado.

Datos de 2000 a 2005 recogidos en un estudio del Hospital La Fe de Valencia, publicado en 2009, establecen que las españolas tienen su primer hijo a los 35 años, como media.

Según la doctora Yolanda García, autora del estudio, “esta añosidad favorece la aparición de endocrinopatías y patologías del feto” durante la gestación, especialmente diabetes e hipertiroidismo. Además, los fetos presentan un peso anormal (o excesivamente alto o demasiado bajo) lo que aumenta complicaciones en el parto y mayor número de cesáreas.■■■■■

Forum Libertas

08/02/2010

Social

Para leer en familia



Ver mas artículos

Video de la semana

Video Recomendado




JUAN PABLO II
Párroco: "Tenemos que mirar para adelante, decir que es la parroquia de Karadima es tendencioso"
Reabren la joya barroca de la Ópera del Margrave

Humor

Detrás de esa aura de inviolable dignidad y severidad de la reina Isabel II, se esconde su alma de bromista implacable y desconcertante.

La actriz Sheila Hancock recuerda que cuando fue invitada al Palacio de Buckingham, pisó a uno de los perros de la reina.

-“Me sentí mortificada y le ofrecí disculpas a la reina, pero ella contestó, sin que se le moviera un párpado:

- ‘Es su culpa (de la mascota), por ser del mismo color de la alfombra’

---------------------------

Durante una visita a una exposición de pinturas de Lucien Freud, Isabel se detuvo frente a sus característicos desnudos. El curador de la muestra le preguntó:

- “¿No fue usted pintada por Freud?”

- “Sí, pero no como a ellos”, contestó la Reina, muy seria.

--------------------------------------------------------