Temas & Noticias



LAS MUJERES Y SUS ÓVULOS

LAS MUJERES Y SUS ÓVULOS

LAS MUJERES Y SUS ÓVULOS

LAS MUJERES Y SUS ÓVULOS

ovulosSi el primer hijo nace a los 30 años ya sólo le queda a una mujer un 12% de reserva de óvulos; a los 40 sólo le queda el 3% de óvulos. Un feto femenino de 20 semanas tiene el máximo de óvulos.

Las mujeres pierden sus óvulos —y la calidad de éstos— mucho más rápido de lo que se pensaba hasta ahora, según muestra un nuevo estudio de la Universidad de St. Andrews y la Universidad de Edimburgo.

El estudio implicó a 325 mujeres de diversas edades de Estados Unidos y Europa. Se observó el número de óvulos que permanecían en sus ovarios a lo largo del tiempo.

La cantidad de óvulos llega a su máximo cuando la mujer está aún en el vientre de su madre: un feto femenino de 20 semanas tiene el máximo de óvulos. Después el número va disminuyendo hasta no quedar ninguno en la menopausia.

Según los investigadores, a los 30 años ya solo queda un 12% de la reserva de óvulos, y a los 40, sólo un 3%.

Además, la calidad del óvulo empeora, por lo que es más difícil quedarse embarazada. Otras cosas que disminuyen la fertilidad son el tabaco, el sobrepeso y el estrés acumulado.

Datos de 2000 a 2005 recogidos en un estudio del Hospital La Fe de Valencia, publicado en 2009, establecen que las españolas tienen su primer hijo a los 35 años, como media.

Según la doctora Yolanda García, autora del estudio, “esta añosidad favorece la aparición de endocrinopatías y patologías del feto” durante la gestación, especialmente diabetes e hipertiroidismo. Además, los fetos presentan un peso anormal (o excesivamente alto o demasiado bajo) lo que aumenta complicaciones en el parto y mayor número de cesáreas.■■■■■

Forum Libertas

08/02/2010

Social

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Impresionantes Pinturas 3D del Artista Edgar Muller
La risa de Juan Pablo II
Lo que está detrás de la ideología de género (Benigno Blanco)
Loving Vincent - Trailer 2016 (web)

Humor

Hacia 1770, la moda de las pelucas empolvadas de la aristocracia francesa e inglesa habían alcanzado tal magnitud, que las pelucas podían alcanzar 1,2 metros de alto, y se decoraban hasta con pájaros embalsamados, réplicas de jardines, platos de fruta o barcos a escala.

La falta de higiene (no se las quitaban por semanas o meses) y el volumen de estas pelucas ocasionaba que no sólo piojos y pulgas las infestaran, sino que hasta pequeños ratones hicieran de ellas su hogar.

----------------------------------------------------

Cuando los conquistadores ingleses llegaron a Australia se asombraron al ver unos extraños animales que daban saltos increíbles.

Inmediatamente llamaron a uno nativos e intentaron preguntarles mediante señas qué era eso.

Al notar que siempre decían “Kan Ghu Ru” adoptaron el vocablo inglés “kangaroo” (canguro). Los lingüistas determinaron tiempo después que los indígenas querían decir “No le entiendo”.

----------------------------------------------------