Temas & Noticias



LA OTRA CARA DE LA LUNA

LA OTRA CARA DE LA LUNA

LA OTRA CARA DE LA LUNA
febrero 10

LA OTRA CARA DE LA LUNA

lunaEntre los dichos de Rodríguez Zapatero y la cruda realidad hay gran distancia, como entre las imágenes virtuales que crea el gobierno socialista español y la rotunda fuerza de los hechos.

En su intervención en el National Prayer Breakfast, en Estados Unidos, Rodríguez Zapatero, presidente de España, no perdió ocasión para referirse a la Alianza de Civilizaciones y a los inmigrantes. Presentó una vez más su perfil buenista, de hombre comprometido con la concordia universal y con los más débiles. Pero también, una vez más, entre lo dicho y lo hecho hay una gran diferencia.

No se trata de insistir sobre el caos que reina en el enfoque legislativo sobre la inmigración en España: los ilegales pueden registrarse en el padrón pero al mismo tiempo ser detenidos en la calle y expulsados, al menos en teoría; en todo caso, perseguidos. Ahora se trata de otros dos hechos que deberían inspirar una vergüenza moral al Gobierno socialista y a la sociedad española que dice representar.

Uno de ellos lo han puesto de relieve las cifras de muertos en las misiones en el exterior del ejército español. En Afganistán, el 40% de los muertos son inmigrantes, cuando en el ejército la misma relación no llega al 7%. ¿A qué se debe tal diferencia entre el número de inmigrantes en filas y el número de muertos? Pues sencillamente a que la presencia de aquéllos en las misiones de mayor riesgo es absolutamente desproporcionada.

La segunda consideración tiene una raíz histórica. Hace referencia a los marroquíes que participaron en la Guerra Civil al lado de Franco. A pesar de haber luchado en una de las dos partes en conflicto y de haber quedado parte de ellos mutilados, las prestaciones o bien no han existido o han sido ridículas, como señalaba el diario “El Mundo” refiriéndose a uno de estos soldados que recibió tres medallas de Sufrimiento por la Patria y perdió parte de un brazo. Solo recibe 133 euros al mes. Realmente ya quedan pocos porque los años han pasado, pero parece lógico que se hiciera justicia con estas personas que en buena medida vieron condicionada su vida posterior por la intervención en un conflicto al que acudieron por simple obediencia a los que eran sus mandos naturales. La desgracia de estos hombres es que además de ser “moros” formaron parte del bando que Rodríguez Zapatero, sin espíritu de reconciliación, denigra. Para ellos, como para los soldados del actual ejército, la Alianza de Civilizaciones no existe si se entiende como tal la premisa de un trato de igualdad.

Vivimos bajo un gobierno virtual que solo fabrica imágenes. Cuando éstas atañen a temas como el apuntado, que a muy pocos interesa, no pasa nada, pero, cuando esta política ficción se aplica a realidades que dañan a todos, como la economía, entonces la tragedia se muestra en todas sus proporciones. Pero la causa es la misma: gobierna en España una gente a quien no le preocupa ni la realidad de los hechos, ni por consiguiente la verdad, y esto comporta una enorme dificultad no sólo para hacer bien las cosas sino simplemente para conocer lo que es el bien.■■■■■

ForumLibertas
08/02/2010

Social

Para leer en familia



Ver mas artículos

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Reabren la joya barroca de la Ópera del Margrave
Psiquiatra Marian Rojas Explica Que Es La Ideología De Genero
LA DEVOCION MARIANA DE UN SANTO
Asombroso lo que hizo

Humor

Un conocido en apuros económicos acudió en busca de consejo a John D. Rockefeller sénior. Su problema era que un individuo que le debía cincuenta mil dólares se había ido a Constantinopla, y él no tenía ningún comprobante o reconocimiento de deuda que le permitiera exigir su pago. Rockefeller le aconsejó:

—Escríbale una carta reclamándole los cien mil dólares que le debe. Seguro que él le contestará diciéndole que está en un error, que no son cien mil, que sólo son cincuenta mil. Y así ya tendrá usted su reconocimiento de deuda.

-----------------------------------------------

Cuando Jean-Baptiste Colbert (1619-1683) se hizo cargo de las finanzas de Francia, hizo llamar a los principales hombres de negocios del reino. A fin de congraciarse con ellos y para ganar su confianza, les preguntó:

—Caballeros, que puedo hacer por ustedes.

—Le rogamos, señor —le contestaron todos a una—, que no haga nada. Déjenos que lo hagamos nosotros.

------------------------------------------------------------