Temas & Noticias



GUATAZO

GUATAZO

GUATAZO

GUATAZO

guatazo“Caída de bruces” y es eso lo que se van a dar muchos que se lo han pasado mirando el teléfono, sin moverse, esperando que el Presidente electo, o en el peor de los casos Rodrigo Hinzpeter, los llame para ocupar un cargo en la próxima administración…”, escribe Lillian Calm.

Harto feo el término pero al parecer ya está entre los últimos chilenismos aceptados por la Real Academia Española. Esos para 2010.

Guatazo significa criollamente “caída de bruces” y es eso lo que se van a dar muchos que se lo han pasado mirando el teléfono, sin moverse, esperando que el Presidente electo, o en el peor de los casos Rodrigo Hinzpeter, los llame para ocupar un cargo en la próxima administración… No importa ya que no sea en el gabinete.

Se trata, claro está, de una figura literaria (¿tendrá algo de literario?), ya que en nuestros tiempos nadie se queda mirando fijo el teléfono, pues si espera que le ofrezcan un cargo de importancia se preocupa de andar con el celular bien cargado y conectado. No vaya a ser que una llamada perdida, como el término indica, los pierda para siempre.

Y esto no es un decir. Hay quienes votaron por Piñera y se sienten tan triunfadores y dueños de la situación que hablan de Sebastián para arriba y Sebastián para abajo, y se marquetean voceando que si el Mandatario electo los llama podrán aportarle no sé qué solución mágica para un cúmulo de iniciativas.

Me llegaron a dar vergüenza ajena las declaraciones del hermano de Sebastián Piñera, Pablo (ahora también los que no lo conocen le dicen Polo). No sus declaraciones propiamente tales, sino donde explica por las que ha tenido que pasar como hermanísimo. Gerente del Banco del Estado, su teléfono no deja de sonar, como le explicó a la periodista del diario “La Segunda” que lo entrevistó: “La cantidad de gente que llama en forma desubicada es infinita. Me dicen si pueden tomarse un ‘traguito con Sebastián’, si les puedo dar el teléfono, que tienen una idea para resolverlo todo… Y yo siempre respondo subiéndolos al columpio. Les digo ‘perfecto. ¿Te acomoda más en su casa o en la tuya? ¿A las 10 o tipo 12:30…’. Y ahí se dan cuenta que les estoy tomando el pelo”.

Son en períodos como estos cuando es fácil percibir cómo atrae el poder. Hombres y mujeres caen como moscas, sin disimular que quieren aparentar estar muy cerca, hayan o no trabajado en el comando y, por supuesto, mostrar intimidad con la familia Piñera. Cultivan un argot especial. Hablan de Sebastián, del Polo, de la Pichita (una de las hermanas). ¡Y para qué decir los que han estado invitados a Tantauco o aseguran conocer a los Piñera desde chicos! Algunos llegan a hablar de Tatán… ¡Qué diferencia con los verdaderamente amigos! Le oí una entrevista radial a Pedro Pablo Díaz en que decía que a pesar de su gran amistad, él ahora sólo hablaba del Presidente.

Los que han sido o van a ser llamados no tienen tiempo para estar publicitando con voz engolada su proximidad a Sebastián ni a Tatán. Por otra parte muchos de los nombres de los que serán, quizás ni siquiera hayan hecho noticia porque han estado ganando experiencia, cada uno en su especialización, sin imaginar siquiera un llamado presidencial.

No es difícil intuir que los más, no se verán ni a ellos mismos ni a sus cercanos en cargos públicos. Tal vez les costará comprender que incluso se llame a quienes estaban durante la campaña en otro bando (por supuesto a los que quieran trabajar por el país y no esgriman, para automarginarse con oratoria seudo renacentista, explicaciones bolcheviques más que pasadas de moda, pasadas de siglo). Y si no fuera por un gran acuerdo, ¿cómo Angela Merkel le habría dado una fuerte gobernabilidad  a la Alemania de nuestros días? Pero eso pareciera que es para países desarrollados y que a nosotros nos falta muchísimo.

El hecho, en todo caso, es que la cruda realidad les será difícil de aceptar a demasiados de los que sueñan con ser llamados, pero la verdad es que deberán armarse de paciencia y seguir esperando en una larguísima siesta, como ésas que sólo se viene a pegar en Chile la tan poco pedagógica Muñeca Gigante. Esos defraudados, entonces, en buen chileno, se quedarán con los crespos hechos y abruptamente dejarán de hablar de Sebastián o de Tatán, quien recuperará por fin su apellido en las conversaciones de salón: volverá a ser “Piñera”, a secas.■■■■■

Lillian Calm

Temas.cl

08/02/2010

Social

Para leer en familia



Ver mas artículos

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Psiquiatra Marian Rojas Explica Que Es La Ideología De Genero
LA DEVOCION MARIANA DE UN SANTO
Asombroso lo que hizo
Intervención Cerro San Cristóbal

Humor

Doña María Manuela Kirkpatrick, condesa de Montijo, acudía a todos los actos sociales que se celebraban con el propósito de ‘colocar’ a sus hijas Francisca y Eugenia.

Durante una recepción en el Palacio del Elíseo, en 1849, el Presidente de la República Francesa, futuro Napoleón III, fijó sus ojos en su benjamina Eugenia, y quedó prendado de ella.

En un encuentro posterior, el maduro pretendiente quiso ir más allá con la joven, a la que llevaba 18 años de diferencia, y le preguntó cómo podría llegar hasta su alcoba. Sin inmutarse, Eugenia de Montijo contestó: -Por la Iglesia.

El 30 de enero de 1853, él ya convertido en Emperador de los franceses, Napoleón III y la bella española se casaron en la catedral de Notre Dame.

---------------------------------------------------------