Temas & Noticias



CAPITÁN PLANETA: ¡EL MURO YA CAYÓ!

CAPITÁN PLANETA: ¡EL MURO YA CAYÓ!

CAPITÁN PLANETA: ¡EL MURO YA CAYÓ!

CAPITÁN PLANETA: ¡EL MURO YA CAYÓ!


capitanEscribe Sergio Melnick: “Lagos, quien insólitamente se apoderó del micrófono el día de la derrota para tomar el liderazgo de la fallida Concertación, levanta hoy su propio muro para evitar que exista una maravillosa opción de unidad nacional”.

Tan mal funcionaba el socialismo, que hubo que construir un muro para que la gente no se arrancara. Aun así, miles lo intentaban y eran masacrados. Igual ocurre en Cuba , de donde arrancan como pueden. En los sistemas basados en la libertad, se puede ir el que quiera; al contrario, a veces hay que hacer muros para no ser invadidos. Lagos, quien insólitamente se apoderó del micrófono el día de la derrota para tomar el liderazgo de la fallida Concertación, levanta hoy su propio muro para evitar que exista una maravillosa opción de unidad nacional. Su discurso es inmediatamente seguido por los mismos perdedores que han sido pifiados reiteradamente por sus propios seguidores.

Lagos, el nuevo líder de la Concertación, sigue pegado en el discurso añejo y fracasado de «ustedes y nosotros», los buenos y los malos, los ricos y los pobres, el norte y el sur. Esa fue la semilla de la odiosidad, la división, la ruptura del siglo 20. Es tiempo de unidad, de hablar sólo de nosotros, de todos juntos, de construir, de mirar al futuro. La Concertación, en los dos gobiernos socialistas, se fue corriendo sistemáticamente a la izquierda, y asimismo creció la odiosidad, y también los malos resultados, además de la corrupción y la delincuencia. Son datos duros. En el período DC de la Concertación, el país avanzó al doble de lo que lo hizo en la segunda mitad socialista.

El gobierno de Bachelet se inició con la triste frase de amenaza: la derecha tiembla cuando la izquierda sale a la calle. La Mandataria después dijo: “ellos” no se atreven a mirar a sus hijos a la cara, y quieren ser como “nosotros”. Y corrió a besar la mano de Castro, el dictador. Así es como Bachelet, con su impericia política, termina destrozando a la Concertación y ésta pierde el poder. El país no quiso la “continuación de las políticas de Bachelet” que propuso Frei. Popularidad no es lo mismo que buen gobierno; la gente lo sabe bien, y así se pronunció. El récord de Bachelet fue simplemente mediocre.

Lagos, el nuevo pero añejo líder, ahora veta y condena a quienes tengan la osadía de colaborar en el nuevo gobierno: ¡el príncipe de la democracia! Se les califica de traidores. Me acuerdo ahora del “yo pienso PPD”. El poder por el poder. Por eso perdieron. Ese es el primer cambio por el que votó la gente.

Schaulsohn ha contado públicamente que Lagos quiso a Allamand en su gabinete. Bonito doble estándar. Es curioso que todavía no logren entender lo que está pasando en Chile y el mundo. Siguen mirando al pasado: justo lo que nos divide. Un pasado en que el mismo Lagos predicó la lucha de clases, la dictadura del proletariado, la eliminación de la propiedad privada, y tanta odiosidad.

Cuando la votación popular se reparte en dos bloques que se acercan al 50%, el mensaje es claro: nos gustan ambos bloques, queremos una combinación de ellos. Pónganse de acuerdo, eso es lo que realmente queremos. Pero Lagos, al parecer, sólo se oye a sí mismo. Es notable, porque si uno escuchara fuera de contexto su discurso del 17 pasado, hubiese pensado que había ganado la Concertación.

Hay países que tienen pasados gloriosos que sirven para unir. No es nuestro caso. Nuestro pasado siempre ha sido de divisiones, odiosidades, rencillas, inequidades. No hay rocas sólidas atrás en las que nos podamos afirmar para construir. Entonces, esos países deben unirse en su futuro si quieren progresar. Hay que buscar un espacio allí en que todos podamos caber mejor, y que sea ese punto el que nos impulse, que nos tire adelante. Esos espacios se construyen con la actitud abierta del presente: con unidad. Justo lo que Lagos , como actual líder de la Concertación, quiere negar.

Chile cumple ahora sus 200 años. ¡Qué gran oportunidad de empezar una nueva mirada para los próximos 200! No se trata de olvidar, pero tampoco de quedarse pegados en las disputas. Yo participé activamente con la Democracia Cristiana en un grupo que pensaba el futuro; nunca nadie de mi sector me acusó de traidor, y fue una gran experiencia, de la que estoy agradecido. Ahí se creó capital social. Cuando he colaborado técnicamente en proyectos de la Concertación, nadie de mi sector me ha descalificado, al contrario. No por ello dejé de criticar cuando me pareció necesario. Crecieron muchas amistades, y ahora espero aun muchas más con la ex Concertación. El mundo nuevo de las redes se basa en la cooperación más que en la competencia. Es tiempo de decir: Chile es primero, y en ese bote vamos todos. Unidad nacional y futuro: viva ese cambio.■■■■■

Sergio Melnick

“La Segunda”

04/02/2010

Social

Para leer en familia



Ver mas artículos

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Reabren la joya barroca de la Ópera del Margrave
Psiquiatra Marian Rojas Explica Que Es La Ideología De Genero
LA DEVOCION MARIANA DE UN SANTO
Asombroso lo que hizo

Humor

Un conocido en apuros económicos acudió en busca de consejo a John D. Rockefeller sénior. Su problema era que un individuo que le debía cincuenta mil dólares se había ido a Constantinopla, y él no tenía ningún comprobante o reconocimiento de deuda que le permitiera exigir su pago. Rockefeller le aconsejó:

—Escríbale una carta reclamándole los cien mil dólares que le debe. Seguro que él le contestará diciéndole que está en un error, que no son cien mil, que sólo son cincuenta mil. Y así ya tendrá usted su reconocimiento de deuda.

-----------------------------------------------

Cuando Jean-Baptiste Colbert (1619-1683) se hizo cargo de las finanzas de Francia, hizo llamar a los principales hombres de negocios del reino. A fin de congraciarse con ellos y para ganar su confianza, les preguntó:

—Caballeros, que puedo hacer por ustedes.

—Le rogamos, señor —le contestaron todos a una—, que no haga nada. Déjenos que lo hagamos nosotros.

------------------------------------------------------------