Temas & Noticias



HAITÍ, ¿Y DESPUÉS QUÉ?

HAITÍ, ¿Y DESPUÉS QUÉ?

HAITÍ, ¿Y DESPUÉS QUÉ?

HAITÍ, ¿Y DESPUÉS QUÉ?

haiti2Escribe Javier Fuenzalida A.: “Francia, hasta el momento, ha donado apenas US$14 millones para compensar el crimen que cometió ayer y que hoy es imprescriptible. Otras instituciones como el Banco Mundial, BID, OEA, UNASUR y Cepal guardan un incomprensible silencio, contrastando con la bullanga promovida cuando Honduras destituyó a su presidente por violar la constitución”.

Debo escribir una columna más larga que lo habitual. Haití por sí solo no tiene futuro. Su porvenir dependerá de tres etapas post terremoto: la primera, urgente e inicial, mantener viva a su población, al mínimo de subsistencia y un orden mínimo alterado por la desgracia y la desesperación. Luego seguirá una segunda etapa de reconstrucción material. Diversos países y algunas instituciones internacionales han prometido ayudar.
La primera avanza eficientemente y la segunda, el despeje material de escombros, está comenzando, y se supone que seguirá la reconstrucción material. Se estima que US$7.000 millones será el costo de estas dos etapas, de los que ya se habrían comprometido cerca de US $1.000 millones.

Haití fue un territorio disputado por ingleses, franceses y españoles hasta fines del siglo XVIII, atraídos por la aptitud de sus tierras para el cultivo de la caña de azúcar. Siendo una actividad intensiva en manos de obra, los franceses trasplantaron cientos de miles de esclavos africanos. Al agotar las tierras, fueron abandonadas, quedando bajo un dominio colonial indolente, vegetando su población míseramente. Los haitianos se independizaron en 1804. Francia, hasta el momento, ha donado apenas US$14 millones para compensar el crimen que cometió ayer y que hoy es imprescriptible. Otras instituciones como el Banco Mundial, BID, OEA, UNASUR y Cepal guardan un incomprensible silencio, contrastando con la bullanga promovida cuando Honduras destituyó a su presidente por violar la constitución.

Hasta mediados de los años ’50 primaba la teoría de que el desarrollo económico correspondía a un proceso de acumulación de capital material. El Banco Mundial, el BID, la ONU y los gobiernos de los países desarrollados perdieron cuantiosos capitales invertidos en “fierro y cemento”, que nada contribuyó a derrotar el subdesarrollo. Aun hoy algunos opinan que se requiere un “Plan Marshall” para Haití. Error, la segunda guerra no destruyó el capital humano. Fue principalmente una destrucción material. Incluso, si se reúnen los US$7.000 millones y no existe la tercera etapa de inversión en capital humano, Haití seguirá condenado a la pobreza.

El crecimiento de Haití es del orden del 1% a 1,5% anual, pero su población de 10 millones de habitantes crece al 1,8% anual, por lo que su ingreso per cápita, hoy de US$772, decrece secularmente. Tiene un déficit crónico en su Balanza de Pagos porque sus exportaciones de café, azúcar, cacao y su industria de confección son insuficientes para pagar sus importaciones de combustible y alimentos. Parte del déficit se financia con las remesas de haitianos residentes en Estados Unidos. Su tasa de inversión no es baja en relación al PIB, aun cuando en valores absolutos no permite financiar la infraestructura mínima del país. La imposibilidad histórica de sustentar un desarrollo humano ha generando la inestabilidad política e institucional, y la ausencia de una democracia real.

La tercera fase, inexistente hasta ahora, debiera ser un plan para mejorar su capital humano. La esperanza de vida llega a los 60 años y la mortalidad infantil sobrepasa el 5%. El 40% de la población vive con menos de 1 dólar diario. El analfabetismo alcanza al 41% de la población. Sólo el 67% de los niños recibe educación básica, un 20% educación media y un escaso 1,2% accede a la educación superior. La calidad de la educación es deficiente. Si a lo anterior se agrega que los mejores talentos emigran en busca de oportunidades, la capacidad para gobernarse, emprender, innovar, producir, cultivarse y vivir, son tan remotas que difícilmente una ayuda de US $7.000 millones logrará sacarlos de la miseria.■■■■■

Javier Fuenzalida A.
Economista, profesor Universidad Finis Terrae
Temas.cl
04/02/2010

Social

Para leer en familia



Ver mas artículos

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Intervención Cerro San Cristóbal
Impresionantes Pinturas 3D del Artista Edgar Muller
La risa de Juan Pablo II
Lo que está detrás de la ideología de género (Benigno Blanco)

Humor

Paseaban por el campus de la Universidad de Princeton el matemático Oswald Veblen y el periodista del Manchester Guardian J. G. Crowther.

– Allí viene Einstein, debe Ud. conocerle, dijo el matemático.

Se acercaron y Veblen lo presentó como “el corresponsal científico del Manchester Guardian”. Einstein se inclinó y dijo:

– El Manchester Guardian es el mejor periódico del mundo.

Cuando el periodista regresó a Londres, uno de los ejecutivos del diario le preguntó si había oído ciertos rumores sobre Einstein.

– ¿Qué rumores?

– Corre el rumor en Fleet Street de que se ha vuelto loco.

– Si es así – dijo Crowther – es una desgracia para el Manchester Guardian.

– ¿Qué quiere decir?

– Le conocí hace poco y me dijo “el Manchester Guardian es el mejor periódico del mundo”.

– ¡Oh!, - contestó el ejecutivo- es evidente que nuestra información es incorrecta.

-----------------------------------------------------