Temas & Noticias



ARENQUES CON NATA

ARENQUES CON NATA

ARENQUES CON NATA
febrero 03

ARENQUES CON NATA

arenquesReceta de la gastronomía noruega, atractiva y especial. Atrévase y… ¡a cocinar!

La gastronomía típica de Noruega siempre es muy atractiva para quienes no la han probado debido a que trata de una muy particular, en la cual las materias primas normalmente son los alimentos provenientes del mar, pero siempre combinados con otros alimentos que no se suelen probar con mucha frecuencia.Hoy les entregamos la receta de Arenques con Nata para que, si lo desean, intenten preparar este delicioso plato en sus hogares y así poder disfrutar de algo de la gastronomía Noruega desde sus hogares.

Ingredientes:

• 1 cucharada de alcaparras
• 1 cebolla
• 200 gr. de filetes de arenques ahumados
• 250 cc. de nata fresca líquida
• 1 pizca de pimienta negra recién molida
• 1 cucharadita de vinagre
Elaboración:

Calentar los filetes ahumados sin condimento con una parrilla o en una sartén de hierro así te será más fácil pelarlos.
Utilizando un cuchillo muy afilado separar entonces los filetes de raspa central.
Mientras tanto se pela la cebolla y se pone a remojar en agua fría.
Colocar los filetes de arenque bien estirados en una fuente ovalada o rectangular.
Cortar la cebolla en anillos muy finos y repartirlos sobre los filetes.
Agregar las alcaparras y condimento con vinagre y pimienta negra recién molida.
Cubrirlo todo con la nata y ponerlo en la nevera media hora antes de servir.■■■■■

Social

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Asombroso lo que hizo
Intervención Cerro San Cristóbal
Impresionantes Pinturas 3D del Artista Edgar Muller
La risa de Juan Pablo II

Humor

A comienzos de siglo XVIII reinó en Prusia un hombre muy temperamental. Federico Guillermo tenía la costumbre de pasear sin escolta por las calles de Berlín. Cuentan que cuando encontraba alguien que le desagradara, lo que ocurría con frecuencia, no dudaba en golpearlo con su bastón. Por esa razón cuando la gente lo veía a lo lejos, prudentemente huía lo más rápido posible.

En cierta ocasión, como de costumbre, el rey avanzaba golpeando el suelo con su bastón. Un berlinés, tomado por sorpresa, tratando de huir del monarca, se ocultó en un portal. Ahí lo sorprendió Federico Guillermo, y lo increpó de inmediato:

- Eh, tú, ¿A dónde vas?

El pobre hombre, que temblaba de miedo, le indicó con la cabeza una la puerta.

- ¿Vives ahí?, lo interrogó.

El hombre hizo un gesto de negación.

- ¿Es la casa de un amigo tuyo? Volvió a preguntar.

- No, Majestad.

El rey lo miró con sospecha,

-Entonces, ¿por qué entras en ella?

El hombre tuvo miedo de que se le considerara como ladrón, así que confesó:

- Lo hacía para evitar encontrarme con su Majestad. Federico Guillermo lo miró extrañado.

- ¿Y por qué quieres evitarme?

Bajando la vista, decidió decirle la verdad:

- Porque tengo miedo de su Majestad.

Al escuchar esto, Federico Guillermo montó en una de sus famosas rabietas. Agarró al infeliz por el cuello, lo sacudió violentamente, y lo increpó:

- ¿Cómo te atreves a tener miedo de mí? ¡Soy tu rey, así que tienes que amarme! ¡Ámame, desgraciado! ¡Te ordeno que me ames!

----------------------------------------------------------------