Temas & Noticias



EXPO SHANGHÁI 2010, OTRO ESCAPARATE CHINO

EXPO SHANGHÁI 2010, OTRO ESCAPARATE CHINO

EXPO SHANGHÁI 2010, OTRO ESCAPARATE CHINO

shanghaiWEB
Shanghái: 20 millones de habitantes y 500 rascacielos

Un inmenso esfuerzo financiero y de organización están haciendo el gobierno chino y el ayuntamiento de la mayor ciudad del país, para que la Exposición Mundial de Shanghái 2010 sea la gran pantalla que proyecte la imagen de una nueva China dispuesta a recordar al mundo y a sí misma que durante siglos fue el Imperio del Centro y que puede volver a serlo.

Moderna, verde, factor internacional de paz, cooperante al desarrollo de los pueblos, respetuosa con las tradiciones y el medio ambiente, centrada en resolver sus tremendos desafíos internos son facetas de la imagen que China quiere ofrecer a los 70 millones de visitantes reales y más 100 millones virtuales, que espera recibir la Exposición Universal de Shanghái entre mayo y octubre de 2010.

Con la Expo Shanghái, el gobierno chino quiere ofrecer al mundo una imagen amistosa de una nación que habla de igual a igual con cualquier otra potencia económica o política

IMAGEN DE MODERNIDAD

Shanghái impacta al recién llegado como un saludo excesivo, desproporcionado. Sus más de 500 rascacielos, dominados por los 492 metros del World Financial Center, posiblemente uno de los más bellos logros de la arquitectura contemporánea, dan, en conjunto, la sensación de un caótico campo de inmensos champiñones de cemento y acero. Crecimiento espectacular de una ciudad con veinte millones de habitantes que en menos de veinte años se ha convertido en el punto de referencia industrial y financiero de un país con una población de 1.300 millones.

Un férreo control político por parte del Partido Comunista Chino encauza por el momento los grandes desequilibrios sociales originados por un impresionante crecimiento económico sostenido, gracias a la creciente libertad de empresa. Capitalismo que algunos califican de salvaje, pues carece de los controles propios de las sociedades democráticas avanzadas.

Los recientes Juegos Olímpicos de Pekín y la organización de la Exposición Universal de Shanghái 2010 muestran cómo la diplomacia china aprovecha estos dos eventos para ofrecer al mundo una imagen amistosa de una nación que habla de igual a igual con cualquier otra potencia económica o política.

TREINTA AÑOS DE REFORMAS

El general francés L.M. Chassin escribió en 1952: “Bastan una veintena de años y una voluntad de hierro para hacer pasar un país del estado agrícola al de gran nación industrial. Por lo demás, China dará este paso con tanta más facilidad cuanto que sus habitantes son inteligentes, hábiles, pacientes y trabajadores, y provistos de unas capacidades comerciales superiores a las de cualquier otra raza”.

Chassin se equivocó en el plazo de tiempo y en el método, pues partía del ejemplo de la Unión Soviética, pero no se equivocaba en sus juicios sobre las capacidades del pueblo chino. En 1972, a los veinte años del vaticinio de Chassin, después de los tremendos fracasos del “Gran salto adelante” y de la “Revolución cultural” promovidos por el maoísmo marxista, China estaba muy lejos de los objetivos de industrialización que se había propuesto el Partido Comunista.

Tras treinta años de reformas desde la muerte de Mao en 1976, los resultados que serán mostrados al mundo en Shanghái y en el pabellón chino de su Expo, sin duda impulsarán al visitante al asombro.

“Mejor ciudad, mejor vida” es la idea central que el gobierno chino pretende materializar mediante la Expo Shanghái. Sus símbolos, el emblema y “Haibao”, la mascota, están tomados de la escritura china y se basan en las palabras que significan “mundo” y “humano”

PRESENCIA DEL MUNDO ENTERO

Con una superficie total veinte veces mayor que la de la Expo Zaragoza 2008, la Expo Shanghái 2010 reservará a los visitantes de pago unas instalaciones que ocupan 3,28 kilómetros cuadrados. La inversión estimada asciende a 4.180 millones de dólares, de los que algo menos de la mitad están destinados a infraestructuras y construcción de pabellones, algunos de ellos permanentes, como el de China, el centro de representaciones y espectáculos, el “Expo Center” o el “Expo Boulevard”. Del resto, 1.550 millones de dólares —procedentes de patrocinadores y venta de entradas— estarán dedicados a gastos de gestión, mantenimiento, promoción, seguridad y a un impresionante despliegue de eventos enmarcados por las ceremonias de apertura y clausura, que se espera superen en espectacularidad a las que ofreció China con motivo de las Olimpiadas de Pekín.

En septiembre del pasado año, 192 países (prácticamente todos los del mundo) y 50 organizaciones internacionales habían confirmado su participación. Estarán presentes también 50 ciudades —entre ellas Madrid, Barcelona y Zaragoza— cuyos proyectos han sido elegidos por un Comité Internacional de Selección para ser construidos en la zona de la Expo denominada “Área de Mejores Prácticas Urbanas”. El pabellón de España, con 7.000 metros cuadrados y en avanzado estado de construcción, concebido por la arquitecta Benedetta Tagliabue, del gabinete Miralles-Tagliabue, tendrá una cobertura de 8.500 paneles de mimbre para regular la temperatura interior y ha obtenido el premio “Future Project of the Year” concedido por el World Architecture Festival 2009.

Desarrollo sostenible, medio ambiente limpio, vida urbana humanizada… son imágenes de fuerte contenido político en un país como China, primer contaminador del mundo, en el que el 80% de la población se concentra en su parte oriental, donde en algunas zonas la densidad demográfica sobrepasa los 800 habitantes por kilómetro cuadrado.

IMPACTO URBANÍSTICO DE LA EXPO

La reestructuración que experimenta Shanghái, con sus 20 millones de habitantes, con motivo de la Expo es de gran impacto urbanístico. Doscientas setenta y dos empresas industriales, algunas con grandes instalaciones como astilleros o centrales eléctricas, han sido trasladadas a otras zonas. Viejos muelles y almacenes y edificios a orillas del río Huangpu, con un total de 360.000 metros cuadrados, están siendo rehabilitados para su integración funcional en la Expo, lo que representa una sexta parte de la superficie total construida. En esa zona, 18.000 viviendas han tenido que ser demolidas y sus habitantes desplazados a otras de nueva construcción o indemnizados.

Lejanos los años de plomo de la revolución cultural, China intenta recuperar también aspectos de su ancestral civilización arrasados por aquella locura. Su pabellón en la Expo Shanghái está coronado por una estructura dominante que representa el sombrero tradicional de los altos funcionarios imperiales. Todo un símbolo representativo de las numerosas reconstrucciones y rehabilitaciones de antiguos monumentos, bellísimos jardines fundados por familias nobles de diferentes épocas imperiales, templos budistas cuyas imágenes de “bodisattvas” están siendo recuperadas del olvido o de la furia destructora de los guardias rojos.

La búsqueda de un alma para un pueblo sometido durante lustros a la enorme presión del ateísmo marxista no es ajena a la necesidad de encauzar moralmente el desenfrenado crecimiento material. Pero dotar de un fundamento ético a una sociedad sin auténticas libertades políticas ni religiosas es una tarea mucho más difícil que organizar una Expo, aunque la de Shanghái, sin duda, dejará un gran impacto en la historia de las exposiciones universales.■■■■■

Agustín Alberti
Aceprensa
13/01/2010

Social

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Impresionantes Pinturas 3D del Artista Edgar Muller
La risa de Juan Pablo II
Lo que está detrás de la ideología de género (Benigno Blanco)
Loving Vincent - Trailer 2016 (web)

Humor

En el 449, el emperador Valentín III, enemigo acérrimo de Atila, condenó al exilio a su propia hermana, Honoria. Ésta, en venganza, entregó su anillo a un oficial de los hunos para que se lo mostrara a su jefe como prueba de que ella era hermana de su enemigo. Atila entendió que la joya era una oferta de matrimonio y, desgraciadamente para Honoria, dijo “sí quiero”.
------------------------------------------------------

Hessy Taft, una guagua de padres judíos, apareció en las portadas de las revistas nazis y en los afiches del Tercer Reich al ganar el concurso “Modelo de raza Aria”.

Todo sucedió porque el fotógrafo, sin la autorización de los padres, envió la foto al concurso pensando que sería una buena lección que lo ganara una niña judía como modelo del ario perfecto. --------------------------------------------------------