Temas & Noticias



ÉPOCA DE BALANCES… Y DE CAMBIOS

ÉPOCA DE BALANCES… Y DE CAMBIOS

ÉPOCA DE BALANCES… Y DE CAMBIOS

Existen varios indicadores que muestran que el desempeño económico de Chile al terminar la administración Bachelet deja que desear. En este sentido, es necesario dinamizar el crecimiento, mejorar el empleo, y diseñar y desarrollar políticas públicas que permitan un aumento de la productividad. Esperamos que esta necesidad de cambio se vea reflejada en las urnas el domingo 17 de enero.

Es costumbre que al finalizar un año y empezar uno nuevo realicemos balances respecto al cumplimiento de nuestros objetivos. Algo similar ocurre al finalizar un gobierno, donde la opinión pública juzga a la administración saliente sobre su desempeño en distintos ámbitos. Las encuestas han mostrado en general cierta empatía con la presidenta Bachelet, sobre todo a partir de inicios de 2009, como era de esperarse tras la entrega de una serie de apoyos fiscales para contrarrestar los efectos de la crisis económica. Algo similar ocurre con la evaluación del manejo económico del gobierno: ambos indicadores muestran niveles récord, no sólo superando el umbral del 50%, sino que incluso bordeando niveles del 80% de aprobación.

Sin embargo, como ya es sabido, dicho respaldo no se vio reflejado en la primera vuelta de las elecciones. No sólo eso, sino que además, con alta probabilidad los próximos días seremos testigos de la salida no sólo de la presidenta Bachelet, sino que de la coalición que ha gobernado nuestro país durante los últimos veinte años. Este sería sin duda causa de un sinnúmero de factores. Sin embargo, mostraremos a continuación algunos datos que nos permiten señalar que el escenario, al menos en materia económica, se relaciona más con el resultado de las elecciones y la necesidad de cambio, que con la aprobación de la presidenta o del manejo económico de su gobierno.

En primer lugar, hablemos de crecimiento. Si bien la última cifra de IMACEC muestra por primera vez un repunte después de doce meses de cifras negativas, el desempeño económico en materia de crecimiento está muy por debajo de lo que nuestras autoridades económicas esperaban incluso considerando la crisis financiera.

Lamentablemente, el error en las proyecciones no fue, como podría esperarse, sólo a causa de la incertidumbre propia de los mercados durante la crisis del último año, sino que nuestro país mostró durante toda la administración Bachelet un crecimiento inferior al que fue proyectado por el Ministerio de Hacienda cada octubre, cuando son presentados ante el Congreso los supuestos bajo los cuales se elabora el presupuesto fiscal del año siguiente. Lo anterior se muestra en la siguiente tabla:

Crecimiento proyectado vs. crecimiento efectivo
2006 – 2009

Proyección Hacienda octubre del año anterior
(elaboración del Ppto. del año efectivo)

Crecimiento efectivo del PIB en el año señalado

2006

5,25 – 6,25 % (*)

4,3%

2007

5,7%

4,7%

2008

5,3%

3,2%

2009

4%

-1,8% (**)

(*) Para el año 2006 se utilizó la proyección del IPOM de enero de 2006
(**) Proyección promedio de la encuesta expectativas del Banco Central de diciembre de 2009
Fuente: Ministerio de Hacienda y Banco Central de Chile.

Algo similar ocurrió durante la administración Bachelet con el empleo. En 2007, el ministro Viera Gallo presentó la Agenda Bicentenario, en la que la meta era promediar ese año una tasa de desempleo de 6%. Lamentablemente, ese año el desempleo promedio terminó siendo 7,1%, la cual luego continuó en ascenso, 7,8% promedio 2009 y un nivel promedio los tres primeros trimestres de 2009 de 10%.

Si bien la tasa de desempleo en su período más crítico durante la crisis financiera alcanzó 10,8%, tal como lo hemos venido señalando en nuestros anteriores informes, desde el trimestre móvil terminado en marzo del año pasado que nuestra economía no sólo no es capaz de generar nuevos puestos de trabajo, sino que además existen menos puestos de trabajo que en igual período del año pasado. La destrucción de empleos llegó a un “peak” de más de 100 mil empleos menos, y los últimos datos del INE dan cuenta de que aún existen prácticamente 45 mil puestos de trabajo menos que en el trimestre móvil terminado en noviembre de 2008.

Otro punto que hemos enfatizado en nuestros informes, además de la incapacidad de nuestra economía de generar nuevos puestos de trabajo, es la precarización del empleo: la disminución del empleo se origina en una fuerte caída en el empleo asalariado y de, simultáneamente, un aumento de los empleos por cuenta propia (informales).

Por último, el aumento que se esperaba para la tasa de desempleo se vio amortiguado por un fuerte incremento de los empleos con apoyo fiscal: las últimas cifras entregadas por la DIPRES, correspondientes al tercer trimestre de 2009, mostraron una creación promedio de 213.099 empleos fiscales al mes para julio, agosto y septiembre de este año, más del doble de los empleos fiscales de igual trimestre del año anterior (103.818).

Lamentablemente, éstas en su mayoría no corresponden a soluciones de largo plazo, sino a soluciones más bien de carácter transitorio que difícilmente le permitirán a quienes acceden a ellas a mejorar las expectativas a la hora de buscar un nuevo empleo.
Además del crecimiento del PIB y el empleo, otra de las grandes deudas pendientes del gobierno de Bachelet es el crecimiento de nuestra productividad, el cual es a su vez reflejo de la eficiencia, la ausencia de burocracia, la calidad de la educación, la inversión en investigación y desarrollo, entre otros factores. De acuerdo a información publicada por DIPRES y tal como se muestra en el siguiente gráfico, durante el gobierno de la presidenta Bachelet el crecimiento de nuestra productividad no sólo mostró un notable descenso, sino que se tornó negativo, llegando a un “peak” de -2,9% de acuerdo a la estimación del comité de expertos convocado por la Dirección de Presupuestos y presentada en agosto pasado.

166_clip_image002

Fuente: DIPRES, resultados del Comité Consultivo del PIB Tendencial

En suma, existen varios indicadores que muestran que el desempeño económico de nuestro país al terminar la administración Bachelet deja mucho que desear, y que se requieren urgentes medidas que reviertan dicha situación. Es necesario dinamizar el crecimiento, mejorar el empleo, y diseñar y desarrollar políticas públicas que permitan que nuestra productividad retome un crecimiento positivo. Esperamos que esta necesidad de cambio se vea reflejada en las urnas el domingo 17 de enero de 2010.■■■■■

Alejandra Candia, Directora
Luis Felipe Labbé, Economista
Programa Económico y Social
Instituto Libertad
12/01/2010

Social

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Impresionantes Pinturas 3D del Artista Edgar Muller
La risa de Juan Pablo II
Lo que está detrás de la ideología de género (Benigno Blanco)
Loving Vincent - Trailer 2016 (web)

Humor

En el 449, el emperador Valentín III, enemigo acérrimo de Atila, condenó al exilio a su propia hermana, Honoria. Ésta, en venganza, entregó su anillo a un oficial de los hunos para que se lo mostrara a su jefe como prueba de que ella era hermana de su enemigo. Atila entendió que la joya era una oferta de matrimonio y, desgraciadamente para Honoria, dijo “sí quiero”.
------------------------------------------------------

Hessy Taft, una guagua de padres judíos, apareció en las portadas de las revistas nazis y en los afiches del Tercer Reich al ganar el concurso “Modelo de raza Aria”.

Todo sucedió porque el fotógrafo, sin la autorización de los padres, envió la foto al concurso pensando que sería una buena lección que lo ganara una niña judía como modelo del ario perfecto. --------------------------------------------------------