Temas & Noticias



CODELCO CAPTURADO

CODELCO CAPTURADO

CODELCO CAPTURADO

CODELCO CAPTURADO

369_clip_image001“Para los economistas partidarios de las regulaciones, la captura de Codelco por sus trabajadores es una falla del mercado que el Estado debe regular o suprimir. Silencio cómplice de la ministra del Trabajo. Además, es una violación del DL 211 sobre libre competencia, sin que la Fiscalía Nacional Económica haya iniciado investigación. Escribe el economista Javier Fuenzalida A., profesor Universidad Finis Terrae.

¿Es Codelco de todos los chilenos? No, porque ninguno fue citado a una junta de “propietarios” para pronunciarse sobre sus negociaciones laborales, para aprobar su balance, decidir sobre las utilidades, elegir directores, aprobar “joint venture” con empresas extranjeras o la compra o venta de activos importantes, asuntos que el Estado decide en forma inconsulta. El Estado perdió en la negociación colectiva y recibirá menos dividendos. Sólo nos perjudicará si su mala gestión empresarial la compensa con mayores impuestos.

La productividad de Codelco viene cayendo en los últimos años, siendo hoy apenas de 36 tons. por trabajador, pero las remuneraciones van en aumento. En contraposición, la productividad de sus competidores privados va desde 74 tons. en Collahuasi a 145 tons. en Escondida. En un mercado laboral competitivo, la menor productividad se reflejaría en menores remuneraciones, porque a final de cuentas, el sueldo corresponde al aporte que hace cada persona a la producción. Aun admitiendo correcciones por la calidad de los yacimientos, esa diferencia sigue siendo enorme.

¿Por qué fracasó el Gobierno? Perdió porque se enfrenta a un monopsonio políticamente tolerado. Sólo pueden trabajar los miembros del sindicato (alrededor de 98% de la dotación), lo que lo convierte en el único oferente de trabajo. La cláusula 12 del convenio colectivo de Codelco es un ejemplo de ese poder. Los puestos de trabajo sólo pueden ser ocupados por un hijo o nieto de un trabajador, a menos que ninguno cumpla con los requisitos solicitados. Codelco emplea 42.471 trabajadores. Si junto con sus familias muestran iguales características demográficas que el resto de los chilenos, tienen cerca de 29.543 hijos de los que 5.100 tienen entre 15 y 24 años, más unos 2.000 nietos de esas edades, en total, 7.100 jóvenes que esperan su turno hereditario para ingresar a Codelco. Es difícil franquear esa barrera, porque más de alguno de los 7.000 llenará los requisitos solicitados por la empresa.

El sindicato impone en la negociación beneficios superiores a la productividad. Se comporta como un “buscador de rentas”. La General Motors fue víctima de ese poder. Dado que el mercado internacional de cobre es competitivo, Codelco no maneja el precio, por lo que existiendo un monopsonio en el mercado laboral, no puede traspasar la rentas anormales obtenidas por sus trabajadores al precio del cobre. Como consecuencia, tiene casi el triple de costos unitarios y una notoria menor rentabilidad comparada con la de sus competidores nacionales.

Para los economistas partidarios de las regulaciones, la captura de Codelco por sus trabajadores es una falla del mercado que el Estado debe regular o suprimir. Silencio cómplice de la ministra del Trabajo. Además, el monopsonio es una violación del DL 211 sobre libre competencia, sin que la Fiscalía Nacional Económica haya iniciado una investigación con el mismo celo que empeña cuando se trata de empresarios privados. Otro silencio cómplice. ■■■■■

Javier Fuenzalida A.
Economista
Profesor U. Finis Terrae
14/01/2010

Social

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Impresionantes Pinturas 3D del Artista Edgar Muller
La risa de Juan Pablo II
Lo que está detrás de la ideología de género (Benigno Blanco)
Loving Vincent - Trailer 2016 (web)

Humor

En el 449, el emperador Valentín III, enemigo acérrimo de Atila, condenó al exilio a su propia hermana, Honoria. Ésta, en venganza, entregó su anillo a un oficial de los hunos para que se lo mostrara a su jefe como prueba de que ella era hermana de su enemigo. Atila entendió que la joya era una oferta de matrimonio y, desgraciadamente para Honoria, dijo “sí quiero”.
------------------------------------------------------

Hessy Taft, una guagua de padres judíos, apareció en las portadas de las revistas nazis y en los afiches del Tercer Reich al ganar el concurso “Modelo de raza Aria”.

Todo sucedió porque el fotógrafo, sin la autorización de los padres, envió la foto al concurso pensando que sería una buena lección que lo ganara una niña judía como modelo del ario perfecto. --------------------------------------------------------