Temas & Noticias



MÁS ESTADO, MÁS ESCLAVOS

MÁS ESTADO, MÁS ESCLAVOS

MÁS ESTADO, MÁS ESCLAVOS

MÁS ESTADO, MÁS ESCLAVOS

Javier FuenzalidaEl Estado en Chile estrecha sus tentáculos sobre las familias del primer decil de la distribución del ingreso, las que en numerosos aspectos de sus vidas quedan esclavizadas a los sistemas estatales. Escribe el economista Javier Fuenzalida.

¿Más Estado es más esclavitud? La primera reacción es negarlo. Muchas instituciones destacan nuestra amplia libertad, como los ranking del Banco Mundial, del IMD, Davos, OCDE, ONU, etc. Sin embargo, esa libertad se va encogiendo cuando miramos hacia la clase media y los pobres.

Migración masiva de estudiantes municipales a la educación privada. Hay que pagar, y no todos pueden. Imposible para las familias del primer decil de la distribución del ingreso (cerca de dos millones de personas), quedando esclavizadas al sistema estatal, ineficiente según el Simce y la PSU, porque el Estado se niega a respetar la constitucional libertad de enseñanza.

Las universidades privadas están captando, en forma creciente, los mejores puntajes de la PSU. Son pagadas, algunos obtienen becas o crédito, pero escasamente los que provienen del primer decil, quedando “amarrado” a alternativas estatales de dudosa calidad (¿Quién las acreditó?). El Estado se niega a disolver el Consejo de Rectores y abrir la competencia entre todas las universidades y dar igual acceso a los recursos públicos.

Existe un sistema de salud privado que permite elegir, pero fuera del alcance de las personas del primer decil, quedando sometidas a la salud pública, mala, cruel e ineficiente. Pero el aparato estatal los mantiene esclavizados, negándose a competir con la salud privada, y menos aún recurrir a ella cuando no puede atender la demanda.

Los presos, en su inmensa mayoría del primer decil, cumplen sus condenas en las cárceles en condiciones inhumanas y los jueces optan por las penas alternativas (remitidas, reclusión nocturna, firma semanal). El Estado mantiene esa esclavitud, cual gulag siberiano, negándose a resolverla con más cárceles concesionadas.

Las viviendas subvencionadas han llegado a tener 12 metros cuadrados, ni siquiera cabe una persona, peor que la cabaña del Tío Tom.

China es acusada de usar mano de obra esclava en la producción. En Chile los egresados de derecho son forzados, como esclavos, a trabajar gratis para el gobierno.

El bono para las madres mayores de 65 años sólo lo han podido obtener 25.000 mujeres, el resto, cercano al millón, no lo consiguen debido a la burocracia y papeleo. Sólo se atiende en horas de oficinas, largas esperas, presentar muchos certificados y firmar 20 formularios, repetidas visitas y largos meses para recibirlo. Esclavitud asistencial sufrida en su mayoría por mujeres del primer decil.

Cuando morimos, una nueva ley dispone que nuestro cuerpo pasa a ser de propiedad estatal para extirpar todo lo transplantable. Si usted no lo acepta, debe inscribirse en un registro estatal. La aceptación tácita, desterrada por inmoral, es resucitada por el Estado, a sabiendas que pocos concurrirán a registrarse para que lo entierren entero. Estoy a favor de la donación. Me inscribí hace 10 años y guardo la tarjeta en mi billetera, pero fue un acto soberano.

Hay muchos casos más y que el candidato Frei promete aumentar cuando predica más Estado, que en el fondo significa más esclavitud.■■■■■

Javier Fuenzalida A.,
profesor, Universidad Finis Terrae
07/01/2010

Tags
Social

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Impresionantes Pinturas 3D del Artista Edgar Muller
La risa de Juan Pablo II
Lo que está detrás de la ideología de género (Benigno Blanco)
Loving Vincent - Trailer 2016 (web)

Humor

Hacia 1770, la moda de las pelucas empolvadas de la aristocracia francesa e inglesa habían alcanzado tal magnitud, que las pelucas podían alcanzar 1,2 metros de alto, y se decoraban hasta con pájaros embalsamados, réplicas de jardines, platos de fruta o barcos a escala.

La falta de higiene (no se las quitaban por semanas o meses) y el volumen de estas pelucas ocasionaba que no sólo piojos y pulgas las infestaran, sino que hasta pequeños ratones hicieran de ellas su hogar.

----------------------------------------------------

Cuando los conquistadores ingleses llegaron a Australia se asombraron al ver unos extraños animales que daban saltos increíbles.

Inmediatamente llamaron a uno nativos e intentaron preguntarles mediante señas qué era eso.

Al notar que siempre decían “Kan Ghu Ru” adoptaron el vocablo inglés “kangaroo” (canguro). Los lingüistas determinaron tiempo después que los indígenas querían decir “No le entiendo”.

----------------------------------------------------