Temas & Noticias



PRIMER COMENTARIO POLÍTICO DEL 2010

PRIMER COMENTARIO POLÍTICO DEL 2010

PRIMER COMENTARIO POLÍTICO DEL 2010

“Sólo cabe preguntarse y lamentar qué cotas de desarrollo habríamos alcanzado si sectores enteros de la sociedad no se dedicaran y se organizaran para rapiñar, ponerles la zancadilla e impedir la creación de riqueza del resto de la sociedad”, escribe Patricio Grez de Heeckeren.

Las renuncias de Gómez y Auth, las no-renuncias de Escalona y Latorre… ¿cómo dijo
Piñera?… ¿A quién le importan?

Déjeme usted empezar el año con algunas reflexiones, independientemente de quién gane en la segunda vuelta, que, desde mi punto de vista, ojala sea Piñera.

La noticia de que el todopoderoso Estado, tras extraerle los recursos a nosotros los contribuyentes, se va a gastar 45.000 millones de dólares el 2010, muestra hasta qué punto nuestra administración estatal se han expandido a límites que deberíamos haber considerado intolerables desde hace mucho tiempo.

Pero, bajo cualquiera administración, esta tendencia al crecimiento del gran Leviatán continuará. El Estado seguirá convirtiéndose en el principal agente de la economía.

La economía de mercado, basada en el libre intercambio de bienes y servicios entre
personas, asentada sobre la soberanía del consumidor en elegir qué quiere y qué no quiere consumir, combinada con la autonomía del emprendedor para descubrir cuáles son los métodos más eficientes para servir al consumidor, va quedando arrinconada por el cada vez más todopoderoso Estado y sus burocracias parasitarias.

Probablemente, si al asfixiante gasto estatal le añadiéramos las toneladas de regulaciones, es muy difícil insistir que Chile tiene una genuina economía de mercado.

Y sin embargo, las personas que actúan en ese reducto de libertad son tan eficientes, perspicaces, ingeniosas, creativas y capaces como para sufragar los despilfarros de nuestro todopoderoso monstruo estatal y para incrementar el nivel de vida de las masas.

Del mismo modo que unos diminutos mercados negros sirvieron como válvula de escape para las inclemencias y miserias del comunismo, el libremercado que resta tras deducir impuestos, regulaciones, prohibiciones, inflaciones, manipulaciones de las tasas de interés, restricciones ecologistas y controles de precios basta para que, año a año y pese a los ciclos económicos, Chile vaya creciendo, aunque no digamos que bruto que hemos crecido este año, todo lo contrario. Y durante el gobierno de mi muy popular Michelle Bachelet, el crecimiento económico ha sido lamentable..

Los socialistas de todo pelaje y color llevan un siglo tratando de liquidar desde adentro esta maravillosa institución natural que es el mercado, individuos intercambiando bienes y servicios libremente, y todavía no lo han logrado; una prueba más de que la inteligencia dispersa y espontánea de millones de individuos supera cualquier expectativa y previsión que puedan realizar burócratas iluminados tratando de planificar los procesos sociales desde un escritorio y apoyados en la coerción estatal.

Sólo cabe preguntarse y lamentar qué cotas de desarrollo habríamos alcanzado si sectores enteros de la sociedad no se dedicaran y se organizaran para rapiñar, ponerles la zancadilla e impedir la creación de riqueza del resto de la sociedad.

Veremos qué nos depara 2010. Pero si hay razones para ser optimistas, desde luego se las debemos a los emprendedores, a los capitalistas, a los especuladores, a los ahorradores, a los trabajadores y a los consumidores que tratan de volver a coordinarse en ese grandioso esquema que se llama división del trabajo y del conocimiento para volver a generar riqueza. Sin duda, no habrá que buscar esperanza en políticos, grupos de presión, sindicatos o patronales, que sólo pretenden sobrevivir a costa de la capacidad y de los esfuerzos de los demás.

Que tenga usted un próspero 2010, pese a la progresía socialista.■■■■■

Patricio Grez de Heeckeren
Imaginativa
03/01/2010

Social

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Asombroso lo que hizo
Intervención Cerro San Cristóbal
Impresionantes Pinturas 3D del Artista Edgar Muller
La risa de Juan Pablo II

Humor

A comienzos de siglo XVIII reinó en Prusia un hombre muy temperamental. Federico Guillermo tenía la costumbre de pasear sin escolta por las calles de Berlín. Cuentan que cuando encontraba alguien que le desagradara, lo que ocurría con frecuencia, no dudaba en golpearlo con su bastón. Por esa razón cuando la gente lo veía a lo lejos, prudentemente huía lo más rápido posible.

En cierta ocasión, como de costumbre, el rey avanzaba golpeando el suelo con su bastón. Un berlinés, tomado por sorpresa, tratando de huir del monarca, se ocultó en un portal. Ahí lo sorprendió Federico Guillermo, y lo increpó de inmediato:

- Eh, tú, ¿A dónde vas?

El pobre hombre, que temblaba de miedo, le indicó con la cabeza una la puerta.

- ¿Vives ahí?, lo interrogó.

El hombre hizo un gesto de negación.

- ¿Es la casa de un amigo tuyo? Volvió a preguntar.

- No, Majestad.

El rey lo miró con sospecha,

-Entonces, ¿por qué entras en ella?

El hombre tuvo miedo de que se le considerara como ladrón, así que confesó:

- Lo hacía para evitar encontrarme con su Majestad. Federico Guillermo lo miró extrañado.

- ¿Y por qué quieres evitarme?

Bajando la vista, decidió decirle la verdad:

- Porque tengo miedo de su Majestad.

Al escuchar esto, Federico Guillermo montó en una de sus famosas rabietas. Agarró al infeliz por el cuello, lo sacudió violentamente, y lo increpó:

- ¿Cómo te atreves a tener miedo de mí? ¡Soy tu rey, así que tienes que amarme! ¡Ámame, desgraciado! ¡Te ordeno que me ames!

----------------------------------------------------------------